Noticias varias

Loading...

11/12/08

LA IMPORTANCIA DEL DEPORTE PARA LOS NIÑOS Y NIÑAS

Todas las personas tenemos el convencimiento, más o menos arraigado, de que realizar algún tipo de deporte es una actividad positiva tanto para adultos como para los niños y las niñas. Éstos últimos, en general, desde pequeños/as muestran tendencia a mantenerse activos/as y les gusta realizar actividades con otros/as niños/as.
A los niños y a la niñas desde muy pequeños les gusta el movimiento, la actividad física, con lo que aprenden a utilizar el cuerpo y a quemar energías. También, cuando van haciéndose mayores, les gusta realizar actividades con otros, para sentirse miembros de un grupo y conseguir cosas juntos, sea un resultado de una competición deportiva, un dibujo colectivo o una actividad de investigación escolar. Y evidentemente el deporte para los pequeños puede ser un juego, una fuente de placer por el que tiene de actividad física, de superación personal y de relación con los otros, convirtiéndose en un elemento más de su educación.
La familia tiene una importante responsabilidad en la motivación para que los niños y las niñas empiecen a practicar deporte, ya que es la propia familia la que, en la mayoría de las ocasiones, favorece la toma de contacto de la niña o el niño a la actividad deportiva.
Está claro que el deporte de equipo les da, a los más pequeños, la oportunidad de jugar en compañía, de sentirse parte de un todo que debe estar bien avenido y cohesionado por poder obtener resultados positivos, aunque los resultados del marcador no deberían ser aquello más importante para los niños deportistas sino el mismo hecho de jugar. Porque cuando nos referimos al deporte de base (benjamín, alevín, infantil...), debería quedar claro que más importante que ganar es:
- Aprender a jugar juntos, experimentando directamente que lo que hace cada uno repercute directamente en el que hacen y harán los compañeros, y viceversa: el sentimiento de pertinencia a un grupo.
- Sentirse necesario para el equipo y sentir como necesarios a todos los otros, ya estén en el terreno de juego o esperando como suplentes: la valoración personal.
- Aprender a entrenarse, a realizar unas actividades -físicas o no- fundamentales para poder jugar: la planificación y la constancia.
- Saber que hay unas reglas, más o menos arbitrarias, que son las que conforman y enmarcan aquella actividad y la convierten en deporte: las normas en la vida.
- Pasárselo bien jugando y entrenando, pero también hablando del partido y del entrenamiento, pensando y expresando como se han sentido jugando, ganando o perdiendo...: la reflexión personal y la comunicación.Tomarle gusto a la actividad deportiva para que continúe practicando a lo largo de su vida, sea en equipo o individualmente...